Buscar este blog

Cargando...

viernes, 27 de marzo de 2015

ROTTING CHRIST - "Theogonia": un punto de inflexión


A lo largo de mi corta historia como colaborador de esta página pocas veces habré puesto un diez. Siempre me lo reservaba para discos que me dejaran prendado, sorprendido, ensimismado durante semanas… algo que me ha pasado en contadas ocasiones. Pues bien, ROTTING CHRIST se merecen con este disco una nota fuera de concurso. No hay escalas capaces de medir la calidad de este disco: sonido, composición, atmósfera, variedad, presentación, producción, letras… todo, absolutamente todo en lo que me fijo en un disco a la hora de puntuarlo lo tienen conseguido a la perfección los griegos en este nuevo trabajo. Difícil superar este disco en lo mucho de 2007 que nos queda.

La carrera de ROTTING CHRIST es larga y variada. No cabe duda de que es la banda griega más conocida y no sólo en ámbitos extremos, pero no se han estancado a lo largo de su historia. Desde sus inicios (cuando empezaron a hacer Black Metal en 1989) ha ido evolucionando hacia distintos sonidos: de la crudeza, pasaron a la melodía y la atmósfera, de aquí pasaron a los sonidos más oscuros y melancólicos (lo que les supuso la pérdida de muchos fans de sus inicios), de ahí a inundar su música de efectos y elementos pseudo industriales con mejor o peor resultado… y finalmente, después de años de buen gusto musical, la banda griega ha logrado en “Theogonia” alcanzar la perfecta conjunción de todos sus elementos, aportando un paso más a su propuesta con ligeros aires orientales en algunos temas. Lo dicho, lo mejor de la banda hasta el momento.

Se puede considerar “Theogonia” como una mezcla de todos los discos previos de la banda. La rabia de “The Mighty Contract”, la atmósfera y la melodía de “Non Serviam” y “Triarchy Of The Lost Lovers”, los medios tiempos y la melancolía de “A Dead Poem”, los elementos industriales y oscuros de “Genesis” y sobre todo “Sanctus Diavolos”… todo mezclado a la perfección, con un gusto por la composición absolutamente magnífico, sabiendo mantener la atención del oyente en cada momento, y un sonido excelso, realmente evocador, cargado de emoción, de fuerza. La perfección hecha disco compacto. Y además van un poco más allá, añaden nuevos elementos, nuevos sonidos a su cultura musical: toques mesopotámicos y orientales que en combinación con sus melodías marca de la factoría helena, consiguen llegar en algunos momentos al éxtasis sónico.

La producción, mucho mejor conseguida que en “Sanctus Diavolos” ayuda a disfrutar de los muchos detalles adicionales del disco: elementos orquestales, efectos de post-producción en voces, coros, atmósferas recreadas con samplers y teclados, todo se oye a la perfección, sin fisuras, sin protagonismos excesivos en favor de nadie, sin sobrepasar la paciencia del oyente golpeándole con majestuosidades innecesarias, pero a la vez con la suficiente calidad como para que pienses que estás delante de una gran orquesta. Sonido que no sería nada sin temas, sin una labor de composición. Afortunadamente en esto también andan sobrados Sakis y compañía. Diez composiciones con personalidad propia (aunque algunas de ellas se pueden entender unidas entre sí como dos partes de un mismo tema, como ocurre en los dos primeros cortes del trabajo), capaces de asombrar por sí mismas, sin altibajos, sin momentos de saturación, sin cansancio aparente.

Guitarras que saben sonar en cada momento como deben: melodías cargadas de sentimiento, riffs afilados y veloces en otros momentos, toques industriales en forma de frases repetitivas y pegadizas. Un bajo omnipresente, que está siempre echando un cable necesario en los cambios de estructura y en los momentos más intimistas, y un Themis en estado de gracia tras los parches golpeándonos con furiosos blast beats unas veces, con rítmicos medios tiempos otras y con toques tribales por doquier. Todo ello con la voz característica de Sakis, más natural que otras veces, con ligeros efectos distorsionadores que aportan variedad en algunas partes, pero en general derrochando la rabia contenida y el odio que sale de sus cuerdas vocales.

Tema tras tema, los paisajes se suceden sin descanso: tras la breve introducción, uno de los riffs más afilados de todo el trabajo nos atraviesa la espalda en “The Sign Of Prime Creation”, un tema veloz, lleno de frías melodías, baterías tocadas a todo trapo y una voz desgarradora. Riffs sencillos pero efectivos, que se quedan grabados a la segunda escucha y que tienen su perfecta continuación en estructura y en forma de ejecución al comenzar “Keravnos Kivernitos”, tema que se une al anterior formando uno sólo, aunque su desarrollo sea más pausado que su predecesor. Los toques orientales de los que hablaba al principio tienen una primera aparición en “Nemecic”, tema más atmosférico y pausado que sirve de aperitivo perfecto para uno de los momentos culminantes del trabajo, “Enuma Elish”, una composición de inicio brutal, una de las más poderosas en guitarras de todo el redondo, que evoluciona hacia atmósferas nuevamente evocadoras del Medio Oriente.

“Phobos Synagoge” comienza de una forma muy atípica y enigmática, un repetitivo y rítmico riff que nos acompañará todo el tema, convierten a la composición en un guiño a la etapa media de ROTTING CHRIST. Los teclados omnipresentes suenan más indispensables que nunca en este corte y las voces medio habladas ayudan a aumentar el grado de enigma. Pero lo mejor de esta composición viene de la mano de unas melodías casi imperceptibles en las primeras escuchas, que van tomando protagonismo conforme volvemos a pasar nuestros oídos sobre el tema. Quizá sea la canción que más oportunidades exige para que llegar a gustar, pero merece la pena hacer el esfuerzo. 

La segunda parte de “Theogonia” continua por derroteros más oscuros y menos veloces que en el inicio del trabajo, pero añadiendo nuevamente los elementos orquestales que parecen mágicos ante nuestros oídos. Así “Gaia Tellus”, con un riff sincopado muy propio del Death Metal sueco, se llena de teclados, atmósferas y coros que le dan un aire maligno como ya consiguieran los griegos en su anterior disco. La oscuridad y el aire demoníaco continua en la introducción de “Rege Diabolicus”, tema que sin embargo, se acaba convirtiendo en uno de los más veloces de todo el disco, recuperando el Black Metal de los primeros años de la banda y que ya estaba presente en los primeros cortes de este disco. Después de este corto pero intenso tema, otro de los puntos culminantes del trabajo viene de la mano de “He, The Aethyr”, nuevamente en terrenos más Dark, con un trabajo de guitarras excepcional, llenando el aire de frías melodías y una capacidad de enganche asombrosa gracias a la labor de la batería. Serán otra vez las guitarras y sus cromatismos las que nos introduzcan en “Helios Hyperion”, donde los toques industriales en riffs y efectos vocales vuelven a hacer su aparición de una forma intensa y oscura. La orgía en forma de in crescendo con la que se desarrolla la composición la harán imprescindible en directo. Finalmente, las atmósferas, el sonido enigmático, los ritmos tribales y las melodías arábigas de “Threnody” nos devolverán a los ROTTING CHRIST de los noventa. Un perfecto colofón para un disco perfecto.

Para que la adquisición de “Theogonia” sea aún más irresistible, la compañía ha puesto en circulación una primera versión del disco en edición limitada muy cuidada en doble digi-pack con DVD grabado en diversas giras de la banda, y con alguna que otra curiosidad interesante como documento gráfico de las giras del grupo heleno. Un aliciente interesante, a la ya de por sí oscura y notable portada, que sirve para redondear aún más la valoración final de este trabajo.

“Theogonia” es un punto de inflexión en la carrera de ROTTING CRHIST en mi opinión. El disco en el que han conseguido alcanzar la madurez y la perfección en todos los elementos con los que han jugueteado a lo largo de su larga historia. Un disco ideal para empezar a conocerles a los que aún no los hayan escuchado, y totalmente imprescindible para los que se hayan mantenido fieles a la banda desde siempre. Sin duda uno de los mejores discos de lo poco que llevamos de 2007 y firme candidato a disco del año por mi parte. Imprescindible. 


The Sign Of Prime Creation: https://www.youtube.com/watch?v=w43bcaw2TJ4


(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)


ROTTING CHRIST - "Sanctus Diavolos": entre sombras diabólicas


Por fin, tras un largo tiempo de espera, ROTTING CHRIST sacaban nuevo disco en 2004. Que son el grupo más conocido de Metal Extremo de Grecia es un hecho indiscutible, lo cual no deja de ser una pena, por ser la escena helena bastante prolífica en grupos, pero son ROTTING CHRIST, NIGHTFALL y los ya extintos SEPTIC FLESH los que siempre se llevan los laureles de manera merecida, porque, desde luego, y aunque los últimos discos de NIGHTFALL dejan para algunos mucho que desear, son los grupos con más nivel, pero no los únicos.

Dejando a un lado el tema del reconocimiento musical, ROTTING CHRIST son un grupo que aunque sus comienzos se encuadran en un estilo Black más crudo, han ido evolucionando hacia un Dark Metal con toques Death mucho más interesante musicalmente hablando (y comercialmente también). Han sufrido cambios de formación, pero su esencia, el compositor, guitarrista y cantante, Sakis siempre se ha mantenido como columna vertebral del grupo, tratando de dar un poco de coherencia a su trayectoria. En este disco en concreto, el sonido es oscuro, y el querido amigo Fredrik Nordstrom se ha lucido mucho en la producción. Los coros que llenan el disco están muy bien grabados y dan un aire majestuoso y lúgubre a la vez, y aunque la sección rítmica está un poco difuminada a veces, la mezcla final es bastante buena.

El disco comienza con un corte brutal de corte "old school" no exento de teclados y partes corales; este tema, "Visions Of A Blind Order", es en mi opinión el más frío del disco. La producción es oscura y consigue su objetivo. Lo mejor es el sólo que el mago de las seis cuerdas griegas, Gus G. (NIGHTRAGE, DREAM EVIL, FIREWIND...) se marca en mitad del tema. El siguiente tema y su continuación "Athanati Este", se centran en atmósferas diabólicas conseguidas con coros y teclados que realmente consiguen dar un aura maligna en su conjunto. "Tyrannical" es un tema Death en su cara más moderna, el riff central me recuerda mucho a los primeros discos de FEAR FACTORY, dando rienda suelta al toque industrial de los últimos trabajos de los griegos. "You My Cross", parte de un riff muy similar al anterior, pero con un coro y un tempo acelerado y sincopado que genera una sensación fría en la espalda si se escucha con la atmósfera adecuada. "Sanctimonius" es uno de los temas más Doom y oscuros del disco. Lento, con un coro increíble y una voz un poco modificada excelente. "Serve In Heaven" nos devuelve a los riffs de facturación más Death Metal, y muy pegadizos, sin olvidarnos de los diabólicos teclados, siempre omnipresentes. "Shades Of Evil" tiene una estructura similar a "You My Cross", con una voz susurrada que incrementa la sensación de claustrofobia de sus predecesores. "Doctrine" es el tema más típicamente Dark Metal de todos, con unos coros excepcionales y un riff afilado y melódico a la vez muy bien conseguido. Y así llegamos al mejor tema con diferencia de todo el disco, “Sanctus Diavolos”, por lo variado, la atmósfera que genera y su estructura impecable: lenta, con un riff pegadizo en su parte media, y unos coros y unas voces que llenan el aire de sombras fantasmales. 

En conclusión, un disco variado y que genera muchas y diferentes sensaciones, pero quizás algo disperso en conjunto. En cualquier caso un disco más que notable, que no te dejará indiferente si lo escuchas bajo la oscuridad de la noche sólo con la luna de testigo. 




(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

viernes, 20 de marzo de 2015

AUTUMNAL - "The Age Of The Sin": En el buen camino


Formados hace ya casi una década, los doomers AUTUMNAL tienen tras de sí una discografía de tres demos (dos de ellos con un sonido más profesional). Según parece dentro de no mucho autoeditarán su primer disco completo, por lo que, aunque la demo que me dispongo a comentar es del año pasado, me parece que su calidad musical no debería pasar desapercibida y sirve de adelanto de lo que nos espera en su debut previsto para finales de este año.

He de confesar que aunque conocía a AUTUMNAL de oídas, no los había escuchado hasta hace un mes aproximadamente, después de que un amigo me pusiera un tema de esta demo que me dejó parado en la silla durante doce minutos que se me hicieron segundos. Las sensaciones que me transmitió aquel tema ("She Cries") fueron tales que me pregunté por qué demonios no había escuchado antes a este pedazo de banda española. Pero nunca es tarde para descubrir pequeñas joyas como esta "The Age Of The Sin". Poco después de descubrirles tuve la oportunidad de verles en directo junto a MAR DE GRISES (una gran banda chilena de Doom ultra pesado) y mi opinión sobre ellos terminó de redondearse. Sencillamente lo mejor nacido en España en mucho tiempo dentro de este estilo, y a la par de las grandes bandas reconocidas en Europa. 

Esta demo tuvieron ocasión de presentarla en su momento junto a ANATHEMA en Barcelona, y la reacción parece que fue más que buena. Desde luego no me extraña. "The Age Of The Sin" comienza con un corte tremendo que en progresión condensa todos los elementos que definen el estilo de AUTUMNAL, se trata de "Your Inner Says" que comienza con una hipnótica introducción construida por un teclado envolvente y un cello quejumbroso, dando paso a unos pesados riffs llenos de matices. El cello de Guillermo sigue una y otra vez llenando los huecos y pasajes más pausados y tranquilos de atmósferas melancólicas. Cada nota es imprescindible, un lamento arrastrado, una lágrima resbalando por la mejilla... Un tema largo, pero nada monótono dado el constante cambio de texturas por los que discurre.

"She Cries" comienza sin preámbulos, poniendo toda la carne en el asador, con una de las mejores melodías que he escuchado, y una voz, un lamento, que pone los pelos de punta. Una explosión de rabia contenida; como si quisieran soltar toda la tristeza y melancolía de su música a través del personal estilo de Javier De Pablo. De hecho la voz, aunque en algunos momentos puede recordar en las partes limpias a TYPE O NEGATIVE y a NOVEMBERS DOOM o MY DYING BRIDE en las partes guturales, tiene un estilo propio que sabe condensar todos los sentimientos que pretenden transmitir en el momento y el lugar adecuados. Mientras los riffs de guitarra colorean el ambiente de tonos grises, el cello de Guillermo continúa su aventura evocando los lloros de la mujer de la que hablan las letras. También Ricardo De Pablo tiene su importante papel, con un ritmo constante y pesado pero cargado de matices que son redescubiertos en cada nueva escucha. En definitiva, una obra maestra con un final sorprendente.

"Zoe" se nos introduce de nuevo de manera evocadora con el violín de Sandra (que poco después abandonaría el grupo) y el cello de Guillermo, conduciéndonos a un nuevo réquiem lleno de sentimiento, y con unos riffs cada vez más sorprendentes. Es el tema, probablemente, más técnico, pero sin perder ese halo melancólico de sus composiciones. Su nivel y madurez compositiva demuestra que esta demo no fue preparada en una tarde, sino que ha sido fruto de un duro trabajo durante meses preparado. Todos los componentes deslumbran con luz propia, destacando especialmente la labor de Miguel Angel Gutiérrez dando pulso al corazón helado de AUTUMNAL, y de nuevo, la voz de Javier con sus registros propios llenos de fuerza y delicadeza a la vez.

Finalmente, "My Lost Time" se erige como el tema que, desde mi punto de vista personal, transmite la mayor melancolía y la mayor hondura de espíritu, con los pasajes más relajados y evocadores de la demo fruto de unas magníficas guitarras y de una voz que se torna susurro, y que a veces me recuerda a MOONSPELL, pero con un toque muy particular y único. Tras un inesperado tramo de rabia y dolor, el tema acaba como se abre, lleno de emotividad para redondear otra gran composición.

Tras una breve outro nos damos cuenta de que han pasado casi cincuenta minutos como en un suspiro, transportados por la música en un viaje único de esos que dejan huella. Muchos diréis que para ser una maqueta me he pasado un poco con el análisis, pero si tenéis la oportunidad de escuchar esta maravilla (cosa que os recomiendo de verdad: www.autumnal.net) sabréis que es imposible hablar de la música de AUTUMNAL sin tratar de reproducir las sensaciones tan profundas que transmiten. Desde luego, como mantengan este nivel, su futuro disco debut va camino de convertirse en el disco del 2005. Todo un descubrimiento en la escena Doom, no ya española, sino mundial.


(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

AUTUMNAL - "Grey Universe": Surgiendo de la oscuridad.


¡Por fin! Más de 10 años después de que los hermanos De Pablo, anonadados por el descubrimiento de MY DYING BRIDE, decidieran crear su propia banda de Doom y tras innumerables cambios de formación, por fin AUTUMNAL tiene su debut discográfico en el mercado. Atrás quedan demos magníficas como “The Age Of The Sin”, que ya reseñara hace un tiempo en estas mismas páginas. Atrás quedan conciertos estupendos, encajados en festivales locales variopintos o como teloneros de bandas como MAR DE GRISES o ANATHEMA. Atrás quedan muchas cosas que por fin tienen la recompensa de salir a la posición que se merecen.

El sonido de la banda madrileña (y en parte catalana desde que su cantante Javier se marchara allí a vivir) evolucionó mucho con el tiempo. Sus claras influencias de MY DYING BRIDE se fueron diluyendo a favor de una personalidad propia que bebe de muchos grupos de Doom, pero también de estilos ajenos, enriqueciendo su estilo con muchos matices. En especial, la voz de Javier ha ido evolucionando hasta convertirse en una de las más teatrales y que más emociones transmite de las que he escuchado en mi vida. Ahora predominan aún más unos registros limpios, que sin embargo, no dejan de sonar oscuros, aunque no reniega tampoco de su fabulosa voz gutural, profunda como pocas. Pero no sólo en Javier se aprecia evolución y maduración en sus formas, las guitarras del propio Javier y de Julio Fernández suenan cada vez más ricas y variadas, acogiendo influencias post-rockeras en algunas partes. La sección rítmica formada por Ricardo De Pablo y Miguel mantiene su papel fundamental omnipresente y cargado de giros y sorpresas, y el cello de María, reciente incorporación a la banda, aporta un toque de melancolía y frialdad aún mayor.

La única pega que le veo al conjunto de “Grey Universe” es que la mezcla final conseguida en la producción es demasiado lejana y homogénea. Cierto que el intimismo de muchos pasajes lo requiere, pero las guitarras suenan un poco faltas de fuerza en ocasiones. Puede deberse a la evolución de la banda hacia terrenos más emotivos, y menos pesados y contundentes, pero creo que el conjunto habría ganado si hubieran equilibrado ambas cosas. De todas formas esto es hilar muy fino, porque no cabe duda de que el trabajo de composición de “Grey Universe” es de sobresaliente.

El inicio de “As Soon As You Die, Kill Me” suena muy a KATATONIA. Esas guitarras que parecen monocordes, pero que son mucho más complejas de lo que aparentan son típicas de los riffs de los suecos, y en este contexto, con el cello de María y la personal voz de Javier, suenan de una manera muy propia. El desarrollo de esta composición, no obstante, se irá alejando de esta influencia, evolucionando hacia un Doom mucho más tradicional en sus formas, donde la voz gutural hará su aparición y los intimistas pasajes, donde el cello adquiere protagonismo, nos invadirán.

Por su parte, “The Street Of The Largest City In A Grey Universe”, tema dividido en tres partes, es la composición más ambiciosa de este trabajo. El hipnótico inicio de “There Is Only One Season In The Way”, la primera de las partes, logra enganchar gracias a unas excelentes guitarras y un cello que lanzan quejidos mientras la voz de Javier suena más desesperada que nunca. Musicalmente a veces me recuerda a la sensación agónica que AGALLOCH transmite en sus discos, pero dentro de un contexto más melódico y accesible. Será el cello de María el que nos introduzca en “It Lays Over The Leaves” de una manera intimista que explota en un pasaje de virtuosismo y fuerza donde la voz gutural nos despertará del ensueño. Este es uno de los pasajes más progresivos del disco, que se ve continuado cíclicamente en su tercera parte “You Left It, But There´s No End”, la sección más funeraria de la composición y con Javier desatado en una forma nunca antes vista en él.

Restan dos composiciones más a este trabajo; en “Cemetery Of Screams” se vuelve a hacer uso de una estructura in crescendo que va acumulando tensión a cada momento y en donde, nuevamente, aparecen influencias post-Rock en las guitarras, aumentando el grado técnico de la composición y apareciendo en algunos momentos lejanos aires de OPETH, pasados por la batidora Doom. Por su parte, “Today, Tonight” cierra el trabajo de una manera más tradicional, con voces habladas incluidas, siendo uno de los temas que más recuerdan a MY DYING BRIDE de todo el conjunto, no siendo por ello menos interesante.

El resultado final de este esperado lanzamiento cubre las expectativas con creces. Ya lo dije en su momento, la escena española goza de buena salud en muchos estilos aparte de los típicos de toda la vida, y AUTUMNAL es uno de sus abanderados. Habituales en el circuito madrileño de conciertos y también en otras partes de España, “Grey Universe” es la culminación de una trayectoria poco prolífica pero intachable. Esperemos que sea el inicio de nuevas alegrías también.

As Soon As You Die, Kill Me: https://www.youtube.com/watch?v=UTjqcIVdUoE




(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

martes, 10 de marzo de 2015

SILENT - "Seed Of Destruction": Las semillas para el futuro


¿SILENT?, me sonaba ese nombre pero he de confesar que hasta que su debut, "Seed Of Destruction" cayó en mi poder no había escuchado nada de lo que en su web se puede conseguir. Sencillamente no me había picado la curiosidad por las referencias que me daban de ellos. Ahora lamento en gran parte no haberlo hecho, porque SILENT son un buen grupo, que han sabido hacer un disco de gran calidad, con un estilo propio, y muy buena producción, que merece ser resaltado.

Naturales de Vilassar de Mar y con una historia de casi una década a sus espaldas y unos cuantos conciertos locales y no tan locales, SILENT nos ofrecen la alternativa española al Metalcore que inunda EE.UU y Europa últimamente. Si bien conservan muchos elementos de tendencias de moda en su momento y ahora en decadencia como el Nu-Metal, el estilo de SILENT tiende hacia un terreno más extremo, pero a la vez pegadizo y accesible gracias a unas voces limpias y unas melodías muy conseguidas. Es curioso ver como otro de los grupos dentro de esta tendencia que más me gusta también provienen de Cataluña, los fantásticos THE EYES. Algo tendrán estas tierras.

Desde que "Reming, Re-Mine" empieza a sonar uno no deja de sorprenderse de la gran producción conseguida por estos chicos. La batería es la que goza de una ecualización casi perfecta, pero el resto de instrumentos, incluso el bajo tienen su justo espacio y protagonismo en todas las composiciones. Los variados registros de César Lozoya en la voz también son reseñables, capaz de pasar por todos los tipos de voces, siendo la más gutural y su contrapunto, la voz limpia, las que más me gustan. Pero sin duda lo que más resalta es el trabajo de las guitarras de Josep y Joan. Poderosas, con riffs pegadizos y potentes cuando deben serlo y buenas melodías y atmósferas en los momentos más tranquilos. Para que luego digan que en España no se puede sacar un buen sonido.

El disco suena compacto y redondo (valga la redundancia), pero aún así hay temas que resaltan con luz propia, y el que da título al trabajo es un de ellos. Probablemente uno de los mejores del disco, sino el mejor. Variado (Metal, Hardcore, Nu-Metal... todos los géneros de los que beben SILENT están recogidos en este tema), con potencia pero a la vez melodía, una estructura muy trabajada y un final sorprendente. Lo tiene todo. Tambié resalta "Citizen K", mostrando su faceta más accesible, con un estribillo melódico que consigue enganchar a la primera y unos riffs de guitarra que son verdaderamente pegadizos, y un puente que nos refleja una banda que casi roza el Death Metal a lo DYING FETUS. Pero el resto de composiciones tampoco se quedan cortas. Desde "Hidden Insanity" donde algunos toques de SLIPKNOT vienen a la cabeza, pasando por la thrashera "Mediatied" (donde Cesar hace más uso de su tono agresivo, el que sin embargo menos me atrae...), la árabiga en su inicio "The Hanged Mind" con una estructura in crescendo que sin quererlo consigue que muevas la cabeza sin parar, y el broche de oro, el "sin-sentido" de "Senseless", donde una leve sombra mezcla de SYSTEM OF A DOWN y FAITH NO MORE aparece sobre las cabezas del grupo, en la que es la composición más rara y variada del disco (con partes jazzísticas incluidas).

Sin ser un estilo de música que me encante, SILENT han conseguido llamar mi atención con un debut muy notable, que si eres aficionado al Metal Moderno seguro que te gustará, y aunque no lo seas también, porque calidad tienen mucha. Échales un oído que seguro que no te defraudarán.



(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)
  

SOUND OF SILENCE - "La Casa De Los Lamentos": gritando en el silencio


La lista de grupos en España con algo que decir fuera de los géneros habituales en estas latitudes va engrosándose cada día. Aunque incluso sea dentro de un género tan en boga en nuestra época, como es el Metalcore, en su rama más cercana al Death Metal Melódico, es motivo de alegría que salgan grupos interesantes en ellos. Este es el caso de los asturianos SOUND OF SILENCE.

Con tres años a sus espaldas como banda, y habiendo compartido escenario con SICK OF IT ALL, WALLS OF JERICHO o DISMEMBER, uno se empieza a preguntar si pueden considerarse un grupo de vida efímera o atesoran calidad para decir más cosas en el futuro. Desde mi punto de vista, a pesar de que el género que practican está bastante manido, la calidad del grupo es bastante alta, teniendo el toque personal que le dan las letras en castellano, lo cual no deja de ser raro hoy en día, de cara a venderse fuera de nuestras fronteras. Aunque el cruce con bandas como NEAREA, THE BLACK DAHLIA MURDER, AS I LAY DYING o similares, que beben del Death melódico a lo IN FLAMES, pasado por la batidora americana, es más que evidente en SOUND OF SILENCE, en los cuarenta minutos que dura este trabajo de debut, los asturianos consiguen enganchar con temas sencillos, con buenas guitarras y unas estructuras bastante variadas.

El sonido es notable, aunque no brillante. La mezcla final hace que las guitarras pierdan un poco de fuerza, pero en general no hace perder capacidad de atracción ante la música de SOUND OF SILENCE. El único punto que me gusta menos es la voz conseguida por Nefta. Su voz oscura es muy buena, pero la agresiva tiene una tonalidad que puede resultar algo desagradable en las primeras escuchas. Me pasa con este grupo lo que en su momento me pasó con los andaluces ANVIL OF DOOM, que musicalmente estaban muy bien, pero me costó acostumbrarme a la voz. Afortunadamente, con el tiempo el oído se adapta a su tonalidad tan particular, lo que permite disfrutar en mejores condiciones del disco.

Lo mejor de los temas de SOUND OF SILENCE, una vez visto lo menos bueno del grupo, son las melodías de guitarra. Basándose los temas en estructuras sencillas y en ocasiones previsibles, la mejor forma de sorprender tiene que residir en el instrumento que lleva la voz cantante de las composiciones. Y tanto en el apartado rítmico, como en los solos, los tres guitarristas del grupo, Rubo, Nague y Sete facturan pegadizas melodías que no son las típicas del género, pues aunque se graban fácilmente, se mezclan de una manera muy personal con riffs más contundentes y cambios de ritmo que aportan un toque de dinamismo mayor a las canciones.

La capacidad de mantener atento al oyente de SOUND OF SILENCE tema tras tema es grande, seas o no aficionado a estos sonidos, aparentemente actuales, pero revisionistas en el fondo, por lo que cada tema tiene un toque especial, dentro de la uniformidad general de la propuesta. Mis preferidos son “Nunca Seré Feliz”, uno de los más variados, precedido de una intro que va en progresión metiendo al oyente en el disco, “Presa De La Desconfianza”, tema que es de los que más fácilmente se queda grabado gracias a sus melodías y “Nuevas Cicatrices En El Cielo”, corte en donde aunque usen muchos clichés típicos del género, como down tempos mezclados con riffs de inspiración más Thrash, consiguen transmitir mucha fuerza no pudiendo dejar de reaccionar ante lo que sale de los altavoces. En la segunda parte del disco, mi preferida es “Más Allá De Mí”, tema rápido y que engancha muy fácilmente, facturando nuevamente unas melodías magníficas y con una estructura muy cambiante que consigue sorprender y también “Poesía Para Un Sueño Eterno”, con el que cierran el trabajo y que experimenta con disonancias que recuerdan a GOJIRA y TEXTURES. Solamente se echa de menos un tema un poco más emotivo, más a medio tiempo, más que nada porque con estas melodías seguro que podrían hacerlo con buenos resultados.

Otro grupo que engrosa la lista de bandas españolas interesantes, no tanto en propuesta musical arriesgada, como en calidad de ejecución y desarrollo de la misma. Porque el hecho de que SOUND OF SILENCE no diga nada nuevo no es óbice para que su debut, “La Casa De Los Lamentos”, atesore muchas ganas y transmita buenas sensaciones de cara al futuro. Mejorando un poco sus asperezas, conseguirán abrirse paso seguro. Recomendables en cualquier caso.


"Poesía Para Un Sueño Eterno": https://www.youtube.com/watch?v=gXuNrJYt9EU


(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

jueves, 5 de marzo de 2015

WORMED - "Exodromos": un viaje astral a través del tiempo y el espacio


Si hay una banda Guadiana en el mundo del Death Metal esa es WORMED. Son unos veteranos de la escena, ya van caminando para la mayoría de edad como grupo y en su haber, dejando demos a un lado, solo cuentan con dos discos y un EP. Pero además entre uno y otro lanzamiento han pasado diez años. Alguno podría pensar que el grupo estaba disuelto, pero no, seguían ahí, sólo que como las letras de Phlegeton, para WORMED el espacio y el tiempo es relativo. Otra banda habría perdido frescura en este tiempo, en el que además han tenido algún que otro cambio de formación, especialmente en el apartado de la batería donde ya no estaba el enorme Andy C. aunténtico mercenario a lo Tony Laureano español y uno de los baterías con mayor calidad técnica del mundo musical. WORMED no ha perdido frescura, sino que han avanzado, han dado un paso de gigante en todos los aspectos y siguen siendo ellos. El resultado es un disco con calificativo de obra maestra, que objetivamente hablando y más allá de que te guste el Death Metal Técnico, es un disco impecable, pleno y brillante.

En poco más de media hora el quinteto (en el momento de la grabación con Riky, entonces también en AVULSED tras los parches) resume a la perfección lo que debería ser un disco de Brutal Death Técnico. No significa retorcimiento sin sentido, no significa afinación en el subsuelo porque sí, no significa brutalidad sin medida. Significa conseguir seguir un hilo argumental, conseguir que la música fluya con personalidad propia, con momentos destacables, con sonido de conjunto, con calidad y destreza técnica, pero también sentido compositivo, con todos los ingredientes conjugados en su justa medida y con una producción adecuada que logre redondear el conjunto. Pues bien, todo eso está presente en “Exodromos”. WORMED ha aprovechado muy bien el tiempo y se han convertido en una versión mejorada de la ya prometedora banda que eran cuando sacaron en 2003 el mítico “Planisphærium”, disco en el que la calidad estaba presente pero se perdía en el envoltorio y no lograba captar todo lo que la banda era en directo. “Exodromos” es un hito para WORMED, para la música de este país y un referente internacional.

Con las letras típicas de Phlegeton, centradas en temática cósmica de agujeros de gusano, supernovas y viajes astrales a través del espacio tiempo, la música y la temática encajan en una sinfonía perfecta: explosiones de blast-beats, cambios de ritmo, melodías enigmáticas, armonías de tonalidad arriesgada, combinación de voces profundas con otras más audibles… y mucho efecto sonoro por detrás. Todo es la perfecta banda sonora para una película de ciencia ficción en donde el protagonista sale y entra de su propio cuerpo al capricho del cosmos. A lo largo del trayecto nos sentiremos golpeados, zarandeados o llevados de la mano. Es el caso de la explosión inicial de “Nucleon”, muy acorde con su letra atómica, donde blast-beats, parones y juegos de armonías cambiantes de ascendencia Jazzística, nos van golpeando una y otra vez. “Tautochrone” se acelera como si fuésemos atravesando el cosmos en una nave a velocidades por encima de la luz, con momentos de incertidumbre y atmósfera, en donde aunque los ritmos siguen acelerados las guitarras nos envuelven. La cortísima “Darkflow Quadrivium” nos hace fluir en la oscuridad del espacio con la voz hablada de Phlege y unas guitarras muy DEVIN TOWNSEND y su contrapunto final en cuanto a tiempo, “Xenoverse Discharger” cierra el trabajo en un constante repetir de la misma frase por parte de Phlege (“I am the involution controller”), mientras los juegos armónicos arriesgados y melodías experimentales de J.Oliver y Migueloud hace que pensemos que estamos en pleno viaje atemporal, estático e infinito al mismo tiempo.

A todo lo dicho: calidad técnica, capacidad de transmitir sensaciones, construcción de un hilo argumental coherente entre los temas y alto nivel compositivo para que los elementos de WORMED no suenen inconexos, se añade una producción, como no podía ser de otra manera, estratosférica. Todo se escucha con un punto natural y artificial al mismo tiempo muy acorde al estilo y a la temática de WORMED. Por fin consiguen transmitir la sensación brutal y bien engrasada que tienen en directo, pero en formato “panorámico”. Por todas estas razones, y repito, desde un punto de vista totalmente objetivo, “Exodromos” es un gran trabajo. Esperemos que no necesiten otros 10 años para volver, porque este grado de inspiración hay que aprovecharlo.


“The Nonlocality Trilemma”: https://www.youtube.com/watch?v=v2Y2TCD7KLA