Buscar este blog

Cargando...

lunes, 22 de agosto de 2016

THE CHASM - "The Spell Of Retribution": densidad por todos los surcos.


Doce años a sus espaldas hacen de esta banda mexicana de origen y norteamericana de adopción un ejemplo de veteranía y en este caso, de calidad musical. No obstante, no han tenido nunca el reconocimiento que merecen: han militado siempre en sellos mal distribuidos y dónde no han recibido la promoción que deberían. Aún así, han conseguido hacerse un nombre y, aunque sea a nivel underground, sentar escuela. Por fin han fichado con un sello que les garantizará una mayor publicidad: Wicked World, el subsello de "futuras" promesas de Earache.

La música de THE CHASM no es fácil de digerir. Practican un Death-Thrash bastante clásico, pero a la vez muy denso y pesado. Pertenecen a esa clase de grupos que rinden tributo a la muerte, con gran técnica y dominio musical pero con mayor protagonismo de las partes a medio tiempo, y las atmósferas oscuras, al igual que compañeros del género como IMMOLATION, INCANTATION o más lejanamente MONSTROSITY. Los mexicanos construyen largos y bien estructurados temas, basados en una densa maraña de riffs y buenos solos que aportan la parte melódica de esta interesante música.

THE CHASM nos proponen un viaje a lo oscuro que parte de una introducción hipnótica en "From The Curse, a Scourge..." y fallece en la contundencia y a la vez melodía de "Eternal Cycle Of Delusion". Entre medias nos regalan un puñado de buenísimos temas, con estructuras bien definidas y sin cabos sueltos. Temas que combinan a la perfección las partes rápidas de influencia Thrash, con medios tiempos pesados, plagados de buenos y mórbidos riffs. "The Omnipotent Codex", "Conqueror & Warlord" o "Conjuring The New Apocalypse" son excelentes ejemplos. En otros, la velocidad y los riffs más pegadizos cobran protagonismo, pero sin tecnicismos gratuitos, no tienen por qué demostrar nada. Es el caso de composiciones como "Manifest My Intervention" o sobre todo "Fortress". Resalta en general el excelente trabajo de Antonio León en la batería, combinando múltiples ritmos sin por ello quitarle protagonismo a las guitarras.

La voz de Daniel Corchado, así como la cavernosa producción, ayudan a crear atmósferas fantasmagóricas en temas como "Retribution Of The Lost Years" dónde el medio tiempo, la lentitud y pesadez de las guitarras y unas excelentes melodías con aires épicos ponen los pelos de punta. Pero sobre todo hay que destacar como perfecta composición que es resumen de todo el universo musical de THE CHASM a "The Eclipse: Monument To The Empire (I, II, III)", dividido en tres partes con un inicio casi Doom, auténticamente mórbido que da paso a una parte Thrashera y pegadiza y acaba en un ambiente decadente y moribundo. Auténtico regalo para los oídos.

No lo ponen fácil, pero tampoco quieren dárnoslo masticado. Quieren que participemos activamente en su viaje a los infiernos, y te puedo asegurar que si les cedes un poco de atención, conseguirán transmitirte sus profundos sentimientos. Creerás que el mundo ha oscurecido, que se forma por sombras y ambientes lúgubres. Habrás presenciado una auténtica oda a la muerte. No dejes pasar la oportunidad de escucharlo.



(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

miércoles, 17 de agosto de 2016

THE HERETIC - "Gospel Songs In E Minor": El canto del cisne de un gran grupo


Albacete existe para el mundo del Metal extremo. ¡Y de qué manera! Ya quisieran muchas bandas españolas, en general, tener el nivel que demuestran trabajo tras trabajo THE HERETIC, y van ya tres. No teniendo, desafortunadamente un gran renombre ni dentro (lo cual es una pena...), ni fuera de nuestras fronteras, la banda albaceteña nos trae su tercer trabajo, "Gospel Songs In E Minor", después de la reedición por Xtreem de su magnífico plástico previo, "Chemistry For The Soul", que supuso el mejor disco de Metal español para el que suscribe ese año.

Llevan ya unos añitos dando guerra, y parece ya lejano el día en que sacaron aquel MCD, "The Book Of Faith" con el que asombraron a más de uno (y eso que el sonido era un poquito pobre...). Su debut en larga duración, "Fallen From Grace" cosechó buenas críticas gracias a un sonido mejorado y a unas composiciones más redondas. Sin embargo, y como siempre ocurre en este país, THE HERETIC no dejaron el anonimato para el público en general, y pasaron sin pena ni gloria. Aún así, el sexteto (ahora quinteto) manchego se sacó de la manga en 2002 un nuevo disco, "Chemistry For The Soul", que vio la luz a través de una discográfica que pronto desapareció lo que condenó tal obra maestra al olvido. Si no fuera porque Xtreem lo reeditó, el segundo disco de la banda habría supuesto muy probablemente el fin de la misma. Afortunadamente, la calidad debe imponerse siempre al final, y tras más de tres años de espera, por fin, podemos disfrutar del tercer disco de THE HERETIC.

La música de los manchegos ha ido evolucionando bastante a lo largo de los años, pero siempre teniendo como base el Black Metal sinfónico. Si inicialmente te sonarían a unos ARCTURUS del "Aspera Heims Symfonia" con toques de los EMPEROR más sinfónicos, las influencias Death Metal fueron introducidas cada vez de una manera más evidente, hasta que en este "Gospel Songs In E Minor" han conseguido sintetizar todos sus gustos en un estilo totalmente propio que te hace reconocerlos en seguida. Los teclados y las orquestaciones siguen presentes, pero la voz gutural se ha hecho mucho más rica en matices. En cualquier caso, en dónde más se nota la evolución en el estilo de THE HERETIC en este tercer disco es en las guitarras. Nunca el grupo había conseguido componer tal cantidad de riffs a cada cual más magnífico, y unas melodías frías y emotivas como si de una banda noruega se tratase. Todo ello con un sonido de sobresaliente, nuevamente gracias a José Cifuentes, que se va a convertir en un miembro más del grupo a este paso.

Temas como "Chimera" son dignos de entrar en el olimpo de las mejores composiciones de Metal extremo. Las guitarras unen unas frases con otras a cada cual más llamativa, mientras la voz de Raúl Gómez lo llena todo. Otro tanto ocurre con "Today", más corta en duración pero no en calidad. La parte más sinfónica y atmosférica del grupo, aunque siempre presente en todo el disco, se deja notar de manera más notable en composiciones como "Ashamed" y sobre todo, la magnífica "Monster", con unos coros realmente sorprendentes y un teclado que no te esperas. Pero quizás el corte que más me ha llamado la atención, debido a sus riffs de corte más Doom y con mucha influencia Sabbathiana, es "The Day Of The Lord", que condensa de una manera brillante todos los elementos que THE HERETIC han querido mostrar en este tercer disco.

Como se puede comprobar, no se duermen en los laureles, y a pesar del tiempo que han estado sin grabar, lejos de repetir fórmula han llevado su música un paso más allá, distanciándose nuevamente en la carrera de la calidad musical en España, y alzándose una vez más con la medalla de oro. Ahora solo falta que también consigan apoyo del público, porque se lo merecen. ¡Hasta la portada y el diseño del libreto son excelentes!, realmente misterioso. Así que ya lo sabes, déjate de historias y hazte cuanto antes con una copia de este "Gospel Songs In E Minor", sin duda el disco del año en lo que a metal patrio se refiere, y uno de los cinco mejores a nivel mundial.




(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

GAEDHIL - Demo II: "Bajo las estrellas gaélicas"


La llegada de nuevos grupos a la “escena” es siempre una buena noticia, y más si la juventud es una característica predominante entre sus miembros. Y lo importante, cuando estamos ante los primeros pasos de una banda, no es tanto el resultado final, como las ideas que hay detrás. Se perdonan aspectos que en bandas con cierta experiencia no se deberían pasar por alto, pero que sería injusto darles más importancia de la necesaria si estamos ante una demo, en este caso segunda demo, de un grupo con poco tiempo de vida. 

Hecha la aclaración, me encuentro, tras bastante tiempo oyendo hablar de ellos, con la segunda demo de los gallegos GAEDHIL. Tras un primer esfuerzo discográfico con mucha ilusión por su parte, en un estudio ajeno al grupo, y que no satisfizo del todo a los miembros de la banda, GAEDHIL ha optado en esta segunda demo por la autoproducción. Buscaban expresar la forma en que realmente ven su música, sin importar tanto los envoltorios en los cuales las expusieran, pero sin ser descuidados por otro lado. Y tras unas cuantas escuchas de “II” puedo decir que el resultado, compositiva e instrumentalmente hablando, es más que notable. Aunque el hecho de grabar con pocos medios, en sus propias casas, genera que haya que rascar para encontrar el premio, no cabe duda de que GAEDHIL está encontrando el camino, y es el buen camino, por lo menos en mi opinión. 

Es cierto que el estilo de GAEDHIL se construye de sonidos que muy probablemente, si eres aficionado al Pagan Black Metal, hayas escuchado más de una vez, pero no es tanto la originalidad, como la forma de estructurar las ideas lo que resalta. En los tres temas de la demo, uno puede tener la sensación de que las influencias están muy marcadas (TAAKE, KAMPFAR, BATHORY por supuesto… los españoles NUMEN), pero consiguen sorprender con unas composiciones que son bastante variadas y que para su extensión, están muy bien pensadas. No es el típico disco a piñón fijo, aquí se cuelan influencias más melódicas en las guitarras, ritmos de batería cambiantes, ralentizaciones muy Doom, voces variadas que pasan por todos los registros… cierto es que todo dentro de un patrón estilístico común, pero con gran inspiración por parte de sus componentes. 

Inspiración que sale a relucir desde el matador riff de entrada de “The Noble Art Of Souls”, uno de los temas más completos, tras una introducción que si tuviera caballos desbocados parecería sacada del “Blood Fire Death” de BATHORY. Los constantes cambios de ritmo de Alasdair, la frialdad y melancolía que consiguen sacar Heilnoz y Bandua de sus guitarras, con un aspecto melódico muy palpable como se demuestra en el solo doblado del final del tema, los continuos cambios de registro de la voz de Nomahk (brillante tanto en los tonos más Black como en los más Death), y el bajo, algo oculto en las partes más cañeras, pero muy presente en las partes más lentas y Doom de Gaurwath, convierten a GAEDHIL, pese a la juventud de sus miembros, en una banda de gran calidad técnica y “The Noble Art Of Souls” es escaparte para ello. 

Por su parte, “The Mistress And The Stars”, redunda en la cara oscura y épica de GAEDHIL, con una melodía muy Viking que se quedará grabada desde la primera escucha, y continuos parones en donde las guitarras tienen un papel más intimista. La parte central de la composición peca de algo caótica, como si hubieran querido comprimir demasiadas ideas en poco espacio, pero aún así, el tema también mantiene muy bien el nivel, además de tener uno de los momentos para mi mejor conseguidos de toda la demo, con las dos guitarras casi desnudas de complementos, adoptando formas hímnicas. Finalmente, “To Nothingess...” profundiza en el aspecto épico y de aires vikingos, nuevamente con líneas melódicas de gran belleza, aunque con un importante peso para la oscuridad en forma de partes de pesadez y lentitud extrema, conformando de esta manera uno de los temas más largos de la demo, pero no por ello tedioso de escuchar. 

En definitiva, GAEDHIL demuestra en esta segunda demo que hay mucha materia prima de donde rascar. Dejando a un lado temas de producción, que son circunstanciales y justificables, las ideas del grupo son muy buenas y atesoran calidad. Se nota que tienen cosas que decir, y también, que seguramente aún darán más sorpresas. Hasta entonces échale un vistazo a su MySpace, http://www.myspace.com/gaedhil, porque sino estarías dejando pasar a una más que interesante banda del panorama extremo nacional.





(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

viernes, 24 de junio de 2016

POSSESSED - "Seven Churches": ¿los inventores del Death?


Corría el año 1983 cuando POSSESSED nació. En un principio era un proyecto de Mike Torrao, que no llegaba a despegar por no encontrar la formación adecuada. Larry Lalonde y Jeff Becerra militaban en una banda llamada BLIZZARD de Heavy más clásico, hasta que Torrao los llamó al quedarse sin cantante. Mike Sus entró poco después. Desde este momento el camino de POSSESSED quedó abierto: Debbie Abono, una ya mayorcita señora, muy metida en el Metal más underground y que conocía a Becerra y Lalonde (sus hijas salían con ellos) se convirtió en su manager. Grabaron una demo "Death Metal" que fue circulando hasta que cayó en las manos de Brian Slagel, de Metal Blade Records, que metió un tema en un recopilatorio (tema que se regrabaría años más tarde en el mini-lp de la banda "Eyes Of Horror"). Hablamos de "Swing Of The Axe": tema directo, de puro Thrash, pero en el que ya están presentes los elementos por los que destacarían en sus discos posteriores. Este hecho hizo que consiguieran un contrato con Combat Records para grabar el álbum (ahora reeditado por Century Media) del que hablamos: "Seven Churches".

El contexto en el que salió "Seven Churches" no podía ser más difícil. El Metal vivía una época convulsa y de alto nivel creativo. METALLICA, SLAYER y MEGADETH, el tridente americano habían firmado sus debuts dando lugar a una nueva música que ya llevaba un tiempo, a nivel underground, gestándose: el Thrash Metal. En Europa, también surgió el tridente no menos conocido de SODOM, DESTRUCTION y KREATOR con un estilo algo más agresivo que sus paralelos americanos. Incluso el genio de Chuck Shuldiner ya empezaba a dar sus primeros pasos con unos MANTAS adolescentes. POSSESSED bebió de todo este contexto y fue capaz de crear un disco que llevaba el Thrash Metal un paso más allá. Riffs más afilados, una técnica envidiable (todavía no desarrollada al máximo) y una voz más cercana al Thrash europeo, agresiva. Además en sus letras recogían el testigo de VENOM, ahondando en la temática satánica, aunque como Jeff Becerra diría más tarde: no porque creyeran en esas cosas, sino porque no se veían cantando en su música a las florecillas del campo. Es precisamente en la técnica, en lo que destaca este álbum. La producción sucia, pero lo suficientemente potente y clara como para distinguirlo todo, deja entrever lo que su próximo larga duración, "Beyond The Gates" iba a confirmar: las excelentes guitarras de Torrao y sobre todo de Lalonde. Este último estaba por aquella época recibiendo clases de JOE SATRIANI (que produciría años más tarde el mini-lp "Eyes Of Horror" de la banda).

"The Exorcist", con la archiconocida introducción de la banda sonora de la película, nos abre de una manera brutal y oscura un disco de 40 minutos que se hace cortísimo. Sus desarrollos de guitarras dobladas, a mil por hora, ponen la carne de gallina, aderezado con la rabiosa voz de Becerra. En "Pentagram", una voz de ultratumba nos introduce en una de las constantes del disco: los cambios de ritmo. Tema de gran complejidad técnica, con un interludio de reminiscencias blueseras dónde se aprecian las raíces de sus componentes. "Burning In Hell" nos recupera los desarrollos de guitarra del primer tema, pero con partes aún más técnicas. En "Evil Warriors", Jeff Becerra sencillamente se sale. Su voz super-agresiva encaja perfectamente en un tema tocado a toda velocidad, con unos riffs afilados que cortan el aire. "Seven Churches" nos muestra un contexto más pausado (entendiendo por ello que bajan las revoluciones un 10% nada más...) con continuos cambios de ritmo y unos solos complejos tremendos. "Satan's Curse" nos devuelve a la caña, la velocidad sin moderación y los solos más veloces que puedas escuchar. "Holy Hell" con una introducción de guitarras mítica, nos da paso a un tema de desarrollo Thrash más convencional, y con un Jeff Becerra de nuevo en estado de gracia. El solo de Lalonde es de quitar el hipo. La parte final del tema tiene unos riffs que nos puede recordar al "The Four Horsemen" de METALLICA, pero no podemos hablar de imitación, sino más bien de tener tanta genialidad musical como los odiados-queridos hombres de negro. "Twisted Minds" es uno de los temas más pegadizos del álbum, con un riff central tremendo. Las campanas de "Fallen Angel" nos devuelven la oscuridad que envuelve todo el disco, un tema de nuevo con unos desarrollos de guitarras que dejan exhausto a cualquiera y que abre la veda para la joya de la corona, "Death Metal". Si el "Black Metal " de VENOM dio nombre a un género que se gestaría años más tarde, el tema final del disco de POSSESSED hizo lo propio con el "Death Metal". Es el resumen perfecto de todo el disco. Velocidad, riffs afilados como hachas, voz agresiva y un estribillo que se clava en la mente. Es un tema sin descanso, desde el mini solo de batería inicial es imposible parar de mover la cabeza.

Si tuviéramos que dar un origen al Death Metal, sin duda sería este disco. Bien es cierto que todavía está lejos de lo que sería el género años más tarde, pero ese espíritu, esa técnica y ese sonido ya está aquí presentes. DEATH, MORBID ANGEL y demás recogieron su testigo y llevaron más allá esta corriente metálica que tantos y tantos grupos ha dado a la historia musical. Su legado es escaso: tres discos oficiales y algunos piratas en directo. Aparte de su ya mencionada demo y otras dos que editó Mike Torrao cuando la banda original ya estaba disuelta. Con Jeff Becerra a punto de perder la vida tras recibir un disparo que le dejó en silla de ruedas y Lalonde tras su paso por BLIND ILLUSION, dedicándose a otros menesteres en PRIMUS, sólo Torrao se mantuvo con el firme propósito de que POSSESSED no muriera. Trató de reorganizar el grupo, y grabó dos demos una en el 91 y otra en el 93, con un estilo ya puramente Death Metal, pesado y de voz más gutural. Pero no consiguió reflotar el barco, así que después de girar con MACHINE HEAD en el 93, disolvió definitivamente la banda.

¿Qué hubiera sido de la música sin POSSESSED?. Nunca lo sabremos. Probablemente el Death Metal, acabaría por surgir igualmente, pero ¿habría conseguido Chuck Shuldiner sacar su "Scream Bloody Gore" si Torrao y compañía no le hubieran allanado el camino?. Preguntas sin respuesta, pero lo que si está claro es que POSSESSED son una banda de culto, pionera, necesaria para entender de qué va esto del Death Metal y del Thrash evolucionado que estaba por llegar. POSSESSED son al Death Metal lo que REPULSION al Grind, nunca se les considerará los más grandes del género (para eso está DEATH en uno y CARCASS en otro, de manera justa, claro) pero sin ellos, sin su semilla, probablemente la evolución del Metal habría sido más lenta. No se les haría justicia si no se reconociera su importante labor, ¡larga vida al legado de POSSESSED!.

(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

miércoles, 22 de junio de 2016

HAGGARD - "Eppur Si Muove": Pero se mueve...


Después de unos pocos años, vuelve este grupo germano de formación clásica. Esta vez con un disco dedicado a la vida y obra de Galileo Galilei, como ya hicieran en su momento con Nostradamus, y de nuevo vuelve a quedar claro la genialidad de su compositor y alma del grupo Asis Nasseri.

Para que os hagáis una idea, HAGGARD serían una mezcla entre THERION (tanto de su etapa más Death como la más sinfónica), e IN EXTREMO. Es decir, mezclan el Metal con la música Clásica, pero en este caso de inspiración barroca. Vamos, que BACH, RAMEAU y demás vienen a la cabeza en sus partes clásicas, pero todo ello mezclado con un Doom-Death, con preferencia por los medios tiempos. Ante este intento, por otra parte difícil, de definir la música de HAGGARD, muchos podréis pensar que la mezcla es un poco extraña. Pero si desistís ante esta primera impresión, os estaréis perdiendo un muy buen disco.

Las composiciones de HAGGARD, salvo algunos interludios totalmente Barrocos, son largas y variadas en su desarrollo. Las partes más clásicas se diferencian de las más metálicas en pasajes independientes en cada composición, pero sin discontinuidad, ya que también hay tramos en dónde ambas músicas conviven. Estamos ante un grupo con más de veinte componentes más o menos habituales, y un gran número de "invitados" en forma de coros, solistas... por lo que es difícil destacar alguna interpretación en concreto, y por otra parte no sería de justicia, porque esta música no busca individualidades sino más bien sonido de conjunto, y eso sí lo han conseguido.

Entre sus composiciones destacarían tres, fundamentales para entender la música que este grupo desarrolla: "Herr Mannelig", tema lento y melódico, dónde las guitarras se limitan a marcar el ritmo, integradas en la orquesta que envuelve al grupo arropando a la soprano que lleva el peso del tema, cantando en italiano. "The Observer", tema largo y muy variado, dónde las partes más Death se integran perfectamente con unos interludios barrocos con clavicordio incluido, y "Eppur Si Muove" (en honor a la famosa frase de Galileo: pero se mueve) que resume perfectamente todo el espíritu del disco, con una introducción lenta dónde la voz soprano lleva de nuevo el peso, una parte más Death, rápida, con un estribillo pegadizo y un interludio cantado en latín que nos traslada a la época de Galileo.

Es un disco, sin duda brillante en su composición y desarrollo, con una perfecta elección en el orden de los temas (como si de una historia se tratase) y una estructura que lo hacen variado y que te mantienen atento a todos sus detalles que son muchos y muy buenos. Sólo se le puede encontrar una pega: el sonido. Gran parte de los pasajes del disco están grabados en directo, con instrumentos que no están amplificados (las partes clásicas, evidentemente). Este hecho provoca que, al integrarlas en el sonido de las guitarras y la voz distorsionadas de la base metálica del grupo, el conjunto se aprecie con una producción fría y lejana. De todas formas esto ya es rizar mucho el rizo, porque la genialidad de las composiciones es tan grande que el "fallo" del que acabo de hablar es minúsculo.

Estamos, por tanto, ante una obra maestra con mayúsculas, dónde el Metal y la música Barroca se dan la mano dando como resultado un cuento sobre uno de los personajes más célebres de la historia mundial, un incomprendido, que como tantos otros, tuvo que morir para que apareciera en los libros como un maestro. 

(Crítica publicada tambien en: http://www.rocktotal.com)

miércoles, 18 de mayo de 2016

VADER - "And Blood Was Shed In Warsaw": Rojo sangre


VADER es una máquina de escenario. De eso no cabe duda. Siendo una de las bandas de Metal Extremo que más veces he visto en mi vida, ninguno de los cuatro conciertos que he visto de la banda polaca me ha parecido malo (es más, el primer concierto extremo al que fui era de ellos, con lo que les tengo un cariño especial). Y aunque ya tenían algún DVD a sus espaldas, no fueron realizados con los medios suficientes para competir en el mercado de este tipo de productos cada vez más en liza, incluso en bandas noveles. De esta manera, y conmemorando los veinte años de existencia de la banda, era necesario registrar a esta banda en donde mejor se mueven, sobre las tablas, siendo “And Blood Was Shed In Warsaw” el resultado.

Partiendo de que el Death practicado por la banda polaca es de los que funciona en directo, siempre y cuando se consiga un buen sonido (algo que siempre se alcanza en los conciertos de VADER), el resultado obtenido en este aspecto en el DVD es más que satisfactorio. Sin dejar de ser un sonido crudo y directo, sin trampa ni cartón, la ecualización recogida por el ingeniero de sonido es sobresaliente, con lo que en este aspecto será imposible no sentirte como si estuvieras en la propia sala. Además con la opción de Dolby 5.1, para todos aquellos que posean un equipo en condiciones, tendrán aún más sentimiento de directo, al verse envueltos en la tormenta de riffs de origen Thrash y contundencia Death, de lo que hace gala VADER. Otra cosa es el aspecto visual, que tiene un lado muy bueno y otro que no me termina de convencer.

Como aspecto positivo, el juego de cámaras es variado y hace que entres el concierto fácilmente. Haciendo uso tanto de planos generales como de cámaras subjetivas, los planos no hacen más que cambiar, tratando de buscar el detalle, el gesto... pero sin olvidar el público, el calor de la gente (por cierto, no llenando hasta la bandera una sala que podría ser un cruce entre La Riviera y Caracol, para los que conozcan ambas salas madrileñas), los pogos constantes que se montan, los brazos en alto... Pero todo esto se ve contrastado, y en mi opinión, bastante perjudicado, por un juego de luces demasiado fijo. Estoy de acuerdo en que el título del DVD y del último disco de VADER (“Impressions In Blood” que es el que presentaban en la gira) tiene en la sangre su centro de atención, con lo que es normal que predominen los tonos rojizos para dar la impresión de que el Club Stodola en Varsovia es un mar de sangre. Pero de ahí, a que más de la mitad del concierto tenga como color en exclusiva distintas tonalidades de rojo, genera que todos los detalles que busca el juego de cámaras se pierdan y nuestro cerebro se sature. Afortunadamente en los temas del EP “The Art Of War”, la tonalidad cambia, siendo el momento de la introducción a tal obra (“Parabellum”) uno de los momentos más excitantes de la noche gracias a las luces que los acompañan.

El resto, lo estrictamente musical, es impecable. El set-list puede ser mejorable (echo de menos “Xeper” o “The Final Massacre”), pero tocan los temas suficientes de todos sus trabajos como para que nadie se sienta defraudado. Sin duda alguna, los mejores momentos vienen dados por el single del último disco, que va a acabar por convertirse en un tema imprescindible en el resto de la historia de la banda (me refiero a “Helleluyah!!! God Is Dead”), “Sothis”, recuperando este gran tema para el directo, “Silent Empire”, siempre fundamental como representante de “De Profundis”, “Carnal” (donde siempre se echa de menos a Doc) y como no, “Wings”, tema imprescindible como representación del “Reign In Blood” particular de VADER, el “Litany”. En cualquier caso, VADER demuestra que sabe cómo mantener el ritmo en directo, y como siempre suelen hacer, van a piñón fijo, sin apenas pausas y haciendo que la hora y diez minutos del concierto sean un suspiro.

Como curiosidad la velada concluye con una versión de los dioses polacos del Heavy/Thrash más uderground, KAT, en este caso “Wyrocznia”, del primer disco de la banda allá por mediados de los ochenta “666” y contando con la colaboración de Orión, el cantante de los también polacos VESANIA (y que supongo que compartieron cartel con VADER ese día), que viene realizando labores de bajista en BEHEMOTH también en sus últimos discos. Una forma atípica de acabar un concierto de VADER, con una versión que no recuerdo hayan ejecutado en directo, pero que en Polonia debe ser recibida con muchos laureles (la versión que más habitualmente han tocado en directo es la siempre inspiradora para el grupo “Raining Blood”).

Finalmente, para redondear el producto, unos cuantos extras, que bien es cierto, no son muy numerosos, ni tampoco muy llamativos. Por un lado la típica entrevista a Peter, interesante en la respuesta que da entorno a la muerte de Doc por problemas con las drogas y el alcohol y sobre su opinión acerca del papel que tiene internet como difusor de la música, pero también como instrumento de pérdida de la personalidad y de costumbres tan sanas como charlar con amigos en vez de chatear... Y como siempre, además de la típica sección de fotos, biografía, discografía, enlaces y demás, un par de videoclips. El rodado para “Helleluyah!!! God Is Dead”, y un tema grabado para un videojuego, “Sword Of The Witcher” que sinceramente, me parece algo alejado de lo que es VADER. Podían haberse currado algún extra más, pero yo creo que con el concierto en sí, la inversión está bastante justificada.

Pronto tendremos la oportunidad de volver a ver por enésima vez a VADER en España, pero hasta entonces “And Blood Was Shed In Warsaw” sirve de aperitivo para amenizar la espera. Un notable DVD que recoje bastante bien la fuerza que VADER despliega en directo, y que nos hace impacientarnos ante nuevos esfuerzos discográficos por parte de una de las bandas de trayectoria más coherente que hay en el Metal Extremo.

(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)

jueves, 31 de marzo de 2016

SHAI HULUD - "Misanthropy Pure": En la encrucijada


En medio de la moda Metalcore uno a veces se pierde. Primero, sigo sin tener muy claros los límites del género. Segundo, junto a un enorme grupo de bandas nuevas que sacan discos como churros, resurgen otras más antiguas que se pueden considerar pioneras del género, pero que no han obtenido reconocimiento hasta hace poco. En resumen: uno es golpeado cada vez por más discos que son vendidos con la etiqueta (y otros que huyen de ella aunque musicalmente no difieran mucho) y hacer la criba selectiva sobre qué es interesante y qué no lo es, se hace cada vez más complejo. En medio de este desorden aparece, con casi quince años de historia, SHAI HULUD, banda que sólo había editado un disco y un conjunto de demos con anterioridad a “Misanthropy Pure”, pero que según parece, tiene un estatus bastante consolidado entre los seguidores del Hardcore de los noventa y los albores del Metalcore.

Pero el jaleo no acaba aquí. ¿Es SHAI HULUD realmente Metalcore? En mi humilde opinión, aunque paralelismos hay, la raíz del grupo, partiendo del Hardcore, está mucho más ramificada: por un lado tienen retazos de progresividad matemática que traen a la mente a THE DILLINGER ESCAPE PLAN, BOTCH... Por otro lado, la agresividad de SHAI HULUD no es flor de un día. Muchos temas se desarrollan en complejas y técnicas estructuras que distan mucho de ser accesibles y sólo buscar el efectismo directo y facilón. En resumen, por mucho que puedan ser encajados en la dichosa etiqueta y que a ellos (y a su sello) les interese mostrarse como pioneros de la corriente, SHAI HULUD van más lejos y desarrollan una propuesta interesante que, aunque aún queda por pulir un poco, resulta bastante atractiva.

Si escuchando los primeros discos de MASTODON, los ya citados DILLINGER... consigues cierta comunión con sus propuestas, es muy probable que disfrutes con “Misanthropy Pure” pues, aunque el Hardcore está mucho más presente, la complejidad y el hipnotismo estructural es la base compositiva de la que parte SHAI HULUD. Envueltos en una producción que trata de potenciar el lado metálico del grupo, pero sin perder los muchos matices de las guitarras, SHAI HULUD no se casa con los convencionalismos a la hora de componer las canciones. Sólo tienen como constante la monótona y agónica voz de Matt Mazzali, porque estructuralmente, tan pronto eres atacado por un asalto Harcoreta, como sin darte cuenta, un mar de riffs y fraseos disonantes (que recuerdan mucho a MASTODON) te harán entrar en hipnosis. El problema de estas premisas es que, en los casi tres cuartos de hora que dura el disco, se echa en falta un hilo conductor que dé coherencia a los temas y les haga tener personalidad propia y no haga que el trabajo se quede en un conjunto de buenas ideas, pero sin momentos de culminación.

Todo esto me lleva a analizar a “Misanthropy Pure” más como un disco en conjunto, que como una colección de temas. Salvo “Venomspreader”, cortísimo tema que es de los más convencionales del plástico, encuadrado dentro de la faceta más Hardcore del grupo, el resto del disco transcurre por composiciones que no llegan a explotar nunca, aunque no cabe duda de que se forman por buenas ideas. Algunas como “We Who Fiinish Last” y “The Creation Ruin” son casi paralelas, pudiendo llegar a confundirse si no fuera por escuchas más detalladas y centradas en el matiz. Otras como “Four Earths” o el largo tema que cierra el disco, “Cold Lord Quietus” (uno de los más atmosféricos), se acaban haciendo un poco extensos, agotando al oyente que escuche detenidamente el disco. En resumen, en conjunto “Misanthropy Pure” es un trabajo sorprendente y de calidad, pero adolece de una falta de maduración y reposo de ideas que lo habría convertido en un disco más atractivo, pues materia prima de donde partir tiene de sobra.

Si no eres amante de los convencionalismos y te gusta mínimamente el Hardcore, SHAID HULUD, dejando etiquetas a un lado, es un grupo interesante. Probablemente dentro de unas semanas haya encontrado discos más completos que “Misanthropy Pure”, pero eso no quita para que reconozca que estoy ante un buen grupo del que estaré al tanto en el futuro.

(Crítica publicada también en: http://www.rocktotal.com)